Síguenos

Orquesta Clásica Usach vuelve a Melipilla y compartirá escenario con elenco local

Cuatro miradas a la música chilena. Cuatro obras que representan estilos, épocas y sonoridades diversas, con cruces hacia la música popular y momentos para el lucimiento individual y colectivo. Un recorrido por la creación que compositores y compositoras locales han legado desde mediados del siglo XX y hasta los años más recientes serán parte del concierto gratuito que la Orquesta Clásica Usach ofrecerá la próxima semana en Melipilla.

En el marco de su permanente itinerancia por comunas de Santiago y alrededores, la agrupación estará el miércoles 12 de octubre, a las 18:15 horas, en el Teatro Serrano de Melipilla (gratis, reservas aquí). Será su primera presentación en la sala ubicada junto a la Plaza de Armas de la ciudad desde 2017, cuando debutó en ese espacio, y en esta ocasión tendrá una connotación especial, porque la apertura del concierto estará a cargo de la Orquesta Sinfónica de la Corporación Municipal de Melipilla.

La Orquesta Clásica Usach será dirigida por su titular, David del Pino Klinge, y abordará un programa que considera únicamente música chilena, de diversas épocas y estéticas: Caos, de Katherine Bachmann (1983); dos movimientos del Concierto para violín y orquesta, de Gustavo Becerra-Schmidt (1925-2010); Músicas retocadas, de Sergio “Tilo” González (1952); y el movimiento final de los Tres aires chilenos de Enrique Soro (1884-1954).

“Estos conciertos son un laboratorio sobre cómo se debe programar para que el público se enamore de la música”, afirma Del Pino para explicar por qué algunas de las obras se mostrarán parcialmente. Soro, por ejemplo, será una muestra del cruce entre música de tradición escrita y un ritmo tradicional como la cueca: “Después de un buen menú, con ingredientes poco frecuentes, al final puedes servir un postre ligero y agradable para que el público se vaya con un toque más conocido, con este fragmento más basado en el folclor”, dice.

Ese no será el único vínculo que el programa establecerá con el mundo de la música popular. Músicas retocadas es una suite que la Orquesta Clásica Usach encargó en 2018 a “Tilo” González, percusionista y uno de los fundadores del grupo Congreso. Ahí el reconocido baterista recupera composiciones instrumentales que ya se encontraban en algunos de los discos más emblemáticos de la banda, como Viaje por la cresta del mundo (1981) y Pájaros de arcilla (1984). Caos, en tanto, es una partitura que la compositora valdiviana Katherine Bachmann creó en 2008 y acaba de ser incluida en Despliegues, un disco que la Orquesta Clásica Usach grabó junto a Resonancia Femenina, colectivo que desde hace una década se ha dedicado a visibilizar el trabajo de las mujeres en la música.

Para David del Pino, ambos títulos se enmarcan en la misión que el elenco de la Usach ha asumido en torno a la creación local contemporánea: “Lo que una orquesta estatal no debe perder nunca es la obligación y el convencimiento sobre la importancia de incentivar la creación de obras para ser estrenadas. Cuando una orquesta reserva el 10 a 15 por ciento de su programación anual a estrenos, es un alto nivel de participación”, señala. “Creo que la Usach va por un excelente camino. Tener un promedio de 15 a 20 por ciento de música chilena, de las cuales algunas son reposiciones, es excelente”.

Concierto para violín, con Oriana Silva

Una pieza central en el programa será el Concierto para violín y orquesta de Gustavo Becerra-Schmidt, una de las pocas partituras que se han escrito en Chile para ese formato. Nacido en Temuco en 1925 y fallecido en Alemania en 2010, el músico dejó una vasta obra que abarca repertorio sinfónico, de cámara, electroacústico, para cine y teatro, junto con colaboraciones con grupos como Quilapayún. Además de ser un afamado profesor, en 1971 se transformó en el compositor más joven en recibir el Premio Nacional de Arte.

El Concierto para violín y orquesta lo compuso durante su juventud, en 1950, y fue estrenado en 1952 por el violinista español Enrique Iniesta y la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, que dirigía Víctor Tevah, en el Teatro Municipal de Santiago. En este caso será interpretado por la Orquesta Clásica Usach, con su concertino Oriana Silva como solista, quien lo abordó con la misma agrupación a fines de 2010. “En sus tres movimientos se pueden distinguir pasajes de mucho lirismo, en contraste con otros muy rítmicos, todos enriquecidos y acompañados por una siempre interesante y cuidada armonía”, describe la violinista.

Nacida en Valdivia, Oriana Silva inició sus estudios en la Escuela de Cultura de esa ciudad, los continuó en el Conservatorio de la Universidad Austral de Chile, con Manuel Bravo y Jaime de la Jara, y luego fue becada por la Columbus State University (EE.UU.) para perfeccionarse con Patricio Cobos. Actualmente es profesora en el Instituto de Música de la Universidad Católica y la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y a lo largo de su trayectoria ha sido parte de la Sinfónica de la Universidad de Concepción y la Orquesta de Cámara de Chile.

Desde 2006 es concertino de la Orquesta Clásica Usach. Desde ese punto de vista, explica que “cualquier concierto para instrumento solista requiere de mucha preparación, en un sentido técnico y musical. Como concertino estoy más familiarizada con tocar como solista, pero es muy grande la dedicación para sentir la mayor comodidad con los pasajes demandantes y la idea musical de cada frase, de cada conexión y secciones en general”.

Orquesta Clásica Usach en Melipilla
Miércoles 12 de octubre, 18:15 hrs.
Teatro Serrano
Serrano 417, Melipilla
Gratis, con inscripción en este formulario

Programa

Katherine Bachmann (1983)
Caos

Gustavo Becerra-Schmidt (1925-2010)
Concierto para violín y orquesta
II. Calmo
III. Allegro giusto e marcato

Solista: Oriana Silva (violín)

Sergio «Tilo» González (1952)
Músicas retocadas
I. Andén del aire
II. Viaje por la cresta del mundo
III. Danza de la gallina

Enrique Soro (1884-1954)
Tres aires chilenos
III. Allegro moderato